Viviendo, Escribiendo, Compartiendo.

El Ser Humano está aquí para darse a la humanidad. En la medida en la que puedas desprenderte de ti mismo, serás un humano distinguido.


16 de diciembre de 2010

Tú, Voz y Caderas.

The hypothalamus is one of the most important parts of the brain, involved in many kinds of motivation, among other functions.  The hypothalamus controls the "Four F's": fighting, fleeing, feeding, and mating.  Marvin Dunnette.


Llegas a tu casa, las luces están apagadas. Estacionas tu auto, desciendes de él. El vecino te saluda. Caminas hacia la puerta. Entras la llave, la giras, empujas la puerta. Estiras tu mano derecha, enciendes la luz. Entras.
Subes la escalera, sigiloso. Sigues ascendiendo, pisas algo, el chillido te lo indica. ¿Qué pisé? - te preguntas-. No tengo gato -te respondes-. Sigues subiendo, se ve el reflejo de un televisor. Se escuchan murmullos. El gato se te adelanta, se mete al baño.
En el baño hay luz, se asoma por la puerta. Está entreabierta. Llegas al baño, empujas la puerta. Preguntas quién está ahí. Una voz te responde. Está en otro lugar. Te sobresaltas, tu corazón parece salirse de su cavidad. Das la vuelta de a poco, pareces robot.
juegos Vuelves a preguntar quién es. La voz te invita a encontrarte con ella. Ubicas de dónde viene, viene de la habitación con el T.V. encendido. La voz te llama. Te sorprende tu excitación. Te asustas.
Cauteloso, avanzas. Tu excitación crece. La voz ahora gime. Tu excitación duele. Llevas tus manos al pantalón, te quieres liberar. Avanzas, los gemidos crecen.Estás absorto, entregado a tu calor. Te tienes entre las manos. Empujas la puerta, la T.V. se apaga. Respiras, el aire es denso, se respira sexo.
Asustado y excitado, te quitas el saco. La voz cobra fuerzas, se incorpora, te encuentra, te ayuda. Te toma entre sus manos, empieza a liberarte. Sus manos están frías, temblorosas. Tu temor crece, el placer te abraza.
Aun sin comprender lo que pasa, te desajustas la corbata. Unas manos se pasan por tu espalda, encuentran tus brazos y te ayudan con tu ropa.
Ya no te liberan unas manos, ahora lo hace una boca. La voz en forma de boca, una sabia boca. Te lame de principio a fin, desde la base hasta la punta. Te mordisquea, te mama. Te chupa, te lame. Juega contigo, se ayuda con sus manos. Deja ir su aliento sobre tu sexo, cierras tus ojos, un tanto por el desconcierto, otro tanto por el placer.
Unos labios, los labios de las manos que te desnudaron, susurran a tu oído, vuelves tu cabeza para encontrarla... La sabia boca, con su increíble manejar, te ha liberado ya. No das crédito a lo que ves, a lo que sientes. La boca y las manos, te envuelven, te arrastran a la cama. La boca se concentra en tus labios, las manos, en tu espalda.
Las manos dejan de ser manos y ahora son senos. Se pasan por tu espalda, juegan con el vaho en tu espalda. Una boca te embriaga. Los senos que te rozan, el vaho que te mata, la boca ahora, por tu espalda.
Unas caderas se posan sobre ti. Un sexo cálido,atado húmedo y generoso está sobre ti. Atinas a coger esas caderas, a acomodarlas de espaldas a tu cara, las diriges a tu sexo. La boca te ata, te ata en forma de manos. Te excitas, te espantas.
Las caderas se mueven, cabalgan. Entras y sales, creces, te entregas. Las caderas siguen, hacen placenteros círculos sobre ti. Los acompañan armoniosos gemidos y cadenciosas contracciones vaginales. Todo se concentra en ti. Cierras los ojos, frunces el seño, gimes, pides más.
La cadera va más rápido, te toca con sus manos, masajea tus testículos, lame tu escroto, juega con tu perineo. Se estremece entre cabalgata y cabalgata. Te aprisiona, sientes explotar. Jadeas, entreabres los ojos. Ves a la voz, esa voz que fue manos y que te ató. Adviertes apenas que no es la voz la que está sobre ti.
La voz se te acerca, posa descaradamente su desnudez en tu cara. Preguntas qué quiere, sonríe y se acerca más a ti.
Deja a tu alcance sus senos. Te apoderas de ellos. Los mamas, los muerdes, los besas, los lames con tal fuerza. Las caderas se detienen. Los senos se van.
Se encuentran. Se encuentran sobre ti. Las caderas y los senos se besan sobre ti. Estás atado, tu excitación parece explotar.
Se tocan. Las manos de la voz se pierden en las caderas de las caderas. Te saboreas, te miras, apenas y alcanzas a susurrar. Tu calor te agobia. La voz se pierde en los senos de las caderas. Las caderas gimen, la voz voltea a verte y sonríe.
amantes
Las caderas se tiran sobre ti. Alzas tu cabeza y tu sexo. La voz recorre a las caderas, la besa, la huele, la prueba. Las caderas se estremecen, cierran sus ojos, abren su boca, gimen. Gimen como nunca antes habías escuchado gemir a alguien. Las caderas no pueden más. Cogen tu excitación, la aprisionan. La voz se pierde en las caderas de las caderas. Recorre, abre, repasa, saborea, tienta, siente, huele, respira... Respira y saborea los néctares de la cadera.
Las caderas responden. Te estrujan entre sus manos. Sientes en tu cuerpo su excitación, sientes sus jugos recorrerte. Te calientas más. Ella se aferra con sus manos a tu sexo. Te lastima pero te excita. Entiendes que esa fuerza proviene de ella. Las caderas están pues, teniendo un orgasmo.
Las caderas terminan. Se dirigen a tu rostro. Te besan, te miman, te sonríen como una niña. Quieres devorarla,  la encuentras con tus besos.
La voz los mira, te desafía con su desnudez. Logras verla de reojo. Miras atento sus movimientos. De apoco se sube a la cama. Se sube a ti. Las caderas te devoran a besos. Apenas y das crédito. La voz se abre para ti, se postra frente a ti. Se deja caer. Te recibe, te calientas.
Las caderas se alejan, tú sólo sientes, sólo gozas. La voz te monta, con fuerza, con ansias de hacerte estallar. Las caderas postran su sexo en tu cara. Piensas no resistir más. Te vuelves loco.
Las caderas te invitan a probarla. Postran su sexo en tu boca. Atinas sólo a beber de él. La voz sigue. Tú, jadeante, atolondrado por tanto placer, apenas y logras sentir el sexo de las caderas. Las caderas gimen, la voz no aguanta...
Tú, tú consigues de un gemido, traerte contigo a la voz, las caderas y a tus ganas. Los tres ahora descansan.
Te despiertas. La cama está empapada. Te volteas. La voz ahora está amarrada.

3 comentarios:

  1. Preciosa niña !!.....ha de creer usté que hasta el frío se me quitó....excelente y felicidades !!

    ResponderEliminar